Archive for Eutanasia

Hacia el fin del aborto en el mundo

Cuando empecé a escribir este blog, hace ya cuatro años, el aborto no era tema de debate en España. Había una ley que despenalizaba tres supuestos y desconocíamos que se había convertido en un coladero legal para miles de abortos. Al ganar Zapatero de nuevo las elecciones generales, decidió aprobar otra ley que despenaliza el aborto hasta la semana 21, y en cualquier momento en el caso de los supuestos anteriores.

Sin embargo, estos años de mentalización de la sociedad contra el aborto han dado mucho fruto; no sólo en España, sino a nivel internacional. Algunos países han empezado a dar marcha atrás en su legislación sobre el aborto. Otros lo han rechazado de forma categórica. Sin embargo, los intereses abortistas no descansan y debemos seguir luchando sin tregua. Aún queda mucho por hacer, pero cada paso adelante es un gran avance.

Anuncios

Los comentarios están cerrados

Todos por la vida

La manifestación del día 26 de mayo no es religiosa ni de derechas. Es una llamada de atención a los políticos españoles para que comprendan que la defensa de la vida es innegociable. No hace falta ser cristiano ni de ideología conservadora para comprender que un bebé en el vientre de su madre es ya una persona independiente que debería gozar de sus derechos, el primero de ellos a nacer. Y lo hará con sólo que no se lo impidan.

Además, todos tenemos parientes ancianos,enfermos e incapacitados, que sin embargo pueden disfrutar de una vida digna, que es de lo que se trata, hasta el mismo momento de su defunción natural. Una vida tranquila, rodeada del cariño de sus seres queridos, sin miedo a que alguien quiera suicidarlos para quitarse un problema de encima. La defensa de la vida, desde el primer segundo hasta el último es lo que nos debería definirnos como seres humanos.

Los comentarios están cerrados

Los cuentos de la Ministra Aído

Paso a relatar el modelo tipo de cuentos que pretende imponer nuestra ministra de igual-dá, la señorita Aído (¿o debo decir la ´tia ésa’, para no presuponer su estado social?). Admirable miembra del PSOE; destacada miembra diputada del Congresos de los Diputados y Diputados y Diputaditos y Diputaditas, y defensora del derecho, ¿cómo no? de descuartizar y aspirar del útero materno a todo aquel embrión humano que se le cruce por su camino, no vaya a ser que llegue a ministro del gobierno y derogue la ley. ¡Faltaría más!, ¡si es que ahora es legal y nadie irá la cárcel por eso!

Los cuentos modernos serían algo así:

Érase una vez…. en un lejano país llamado España… en un lugar imaginario llamado Madriz …

… un niño de unos 13 años llamado Manolo (nombre muy Español por cierto), y que habiendo tenido que sufrir la lectura y aplicación a través de incontables ejercicios teórico-prácticos de su clase de 1º de la E.S.O, del libro de “re-educación para la ciudadanía manejable y sin valores” que es pertinente; habíase percatado de que ahora podía elegir su identidad sexual, y se estaba planteando muy seriamente llamarse Manola y convertirse en chica-chico-cosa-neutro/a, que aun no lo sabía muy bien.

El tema  no era de extrañar, pues sus actuales ‘personas mayores de edad a cargo’ (ya no se pueden llamar marido y mujer, a los sumo ‘parejas de hecho’ matromonializadas o no), habían pasado por multitud de divorcios exprés, ajuntamientos, casorios, etc. La cosa era incluso más complicada si consideramos que, después de la operación de cambio de sexo –pagada por la S.S., por supuesto- del antiguo señor (el que llevaba bigote para entendernos), ahora sus ‘personas a cargo’ eran legalmente dos señoras ‘lesbianas / lesbianos’.

Todo había empezado unos meses atrás cuándo la maestra de re-educación…, le había enseñado que jugar al fútbol como había hecho siempre era muy sexista y que lo suyo eran las muñecas Barbiez, trabajadoras esos si, con coche –rosa-, chalet –rosa- y amante (¿rosa?). Ahora debía practicar, él/ella y su muñeca, todos los juegos modernos –y muy educativos- que proponían desde el ministerio/¿ministeria? y sus organizaciones afines: pónselo/póntelo, a ver a cuántos te puedes tirar en un día, ¿quieres ser chico o chica?, etc.

Por otro lado, la malvada abuelastra del niño ¿o niña? , que ya me estoy haciendo yo mismo un lío, se propuso terciar en el asunto. Ella, era una persona muy muy mala, pues era católica practicante desde muy pequeñita, sin haberse arrepentido nunca de ello. A más, a más, tenía un ¡crucifijo en su dormitorio! Hacía tiempo que no se veía en este país a alguien tan depravado.
Bueno, pues ella pensaba que lo que la pasaba a su nieto/nieta era una tontería que se resolvía (¡fíjense ustedes que abominación!, con un par de cachetes al niño/niña y otros a la maestra/maestro, e incluso pensaba de darle una azotaina a la ministra/miembra, si se le ponía a tiro.

La malvada abuelastra, se puso pues en camino hacia el instituto/instituta dónde estudiaba su nieto/a, armada de dos manoplas de lana (no piensen mal, es que hacía frío) pero … , con lo que no contaba era con la policía de proximidad del instituto/a. En cuándo ella se acercó, se dieron cuenta que debía rondar la increíble cifra de los 80 años de edad, ¡por lo menos! y que aparentemente gozaba de buena salud. ¡ Esto no se puede consentir ¡, se dijeron los policías. Esta señora está desangrando las cuentas del estado recibiendo una pensión y disfrutando alegremente de los servicios públicos, como de ese autobús del que acaba de bajar. Además, ya va teniendo edad para una buena eutanasia …

Así que, la prendieron y la llevaron al ‘Centro de asistencia para las personas mayores que no interesan’ sito en Alcalá-Meco (antes llamado penitenciario o algo así, pero como ya casi nadie pasaba por la cárcel…) hasta que pasó a mejor vida …; (se fugó a Nueva Zelanda, lo más lejos de Zapatero, como dice Federico Jiménez Losantos).

Manola/o, creció y pasó por varios cursos con sus correspondientes libros de re-educación (alias re-escritura cerebral) para la ciudadanía. Aprendió rápidamente, pues era muy aplicado, todo lo que se debía aprender sobre el sexo, las enfermedades sexuales y el cómo divertirse con los demás sin preocupaciones y sin tener para nada en cuenta los sentimientos y el amor. A los 18 años, ya había abortado un par de veces (en su faceta de Manola; hoy la medicina hace milagros) y tenía cogido un SIDA muy bonito y muy bien tratado.

Seguía estudiando la E.S.O. eso sí. Ya se sabe que el sistema educativo en la España de esa época era un desastre, pero trabajaba también por la noche en una esquina de una calle…. para poder pagarse sus vicios, los gastos de los divorcios a sus múltiples parejas/amigos/colegas, etc. y para mantener a ese hijo que vino inesperadamente (no le dio tiempo a abortar). En fin, se hizo una persona de pro, progresista y moderna, tal y como le gustaba al gobierno que existió por aquel entonces. No fue feliz, pero comía perdices y latas de conserva.

... y colorín, colorado, este cuento se ha …..

No, no, ¡no!, queda una especie de moraleja…

Unos años después, cambió el gobierno y una vez aliviados de todo el peso mediático de apoyo al gobierno (TV, prensa, …) los chicos y jóvenes empezaron a preguntarse que había pasado que ellos no habían sido felices. Sus padres no habían parado de trabajar y no pasaban con ellos apenas ningún rato. Habían disfrutado del sexo, de las drogas, de la bebida ….,. Habían hecho todo lo que habían querido y cuando lo habían querido. Sin cortapisas legales, morales ni religiosas…. Y aun así, no fueron felices ni lo eran ahora. Se preguntaban si no debía cambiarse todo eso …

40 años después, llegó otro gobierno progresista al poder. En vez de escuchar a toda esa gente desmoralizada, que vivía por vivir, sin objetivos. En vez de enfrentarse al problema de la educación, del trabajo, de crear una cultura del esfuerzo, de los valores, … ¡de procurar el bienestar y la felicidad de la gente!, pensó que era más fácil crear una nueva ley de la desmemoria histérica y, de nuevo, a través de la TV, la radio, la prensa, los artistas, las ONGs progres y de nuevo otras asociaciones afines, tachar de reaccionarios a toda esa gente que vivía tan tristes vidas, y reescribió la historia para glosar de nuevo las maravillas del periodo anterior, lleno de felicidad, libertad, paz y ¡socialismo!.

Ahora si, ¡es el FIN!

pppc, 8 de Abril de 2010-04-08

Los comentarios están cerrados

La buena muerte

Una muerte digna es aquella que se produce rodeado de tus seres queridos. Lleve el tiempo que lleve, se dispone de la posibilidad de despedirse debidamente y demostrar a esa persona tu cariño. Lo que resulta realmente doloroso es cuando, a causa de una muerte repentina, los familiares no disponen de esa posibilidad y la persona muere en soledad. Estar dormido no significa que no se sufra; sólamente que no pueden comunicarse con sus seres queridos.

La eutanasia es algo absolutamente innecesario en España. Los pacientes cuentan con toda la tecnología médica para asegurar que no tienen dolores evitables y que no se está prolongando su agonía de forma innecesaria. Para eso existen toda una serie de reglamentos en los hospitales y además siempre se considera la opinión de la familia. Lo que realmente pretende nuestro gobierno socialista es librarse de todos los “no aptos”.

Los comentarios están cerrados

La llegada del anticristo

Empiezo a preguntarme si es uno sólo o son muchos. Podríamos citar a Carlos Morín, también al doctor Montes, tenemos múltiples ejemplos entre la izquierda Abertzale. Luego están otros que guardan las apariencias pero tienen las mismas intenciones: arraigar la cultura de la muerte y decidir ellos quién tiene derecho a vivir y quién no, según sus propios criterios. Antes los hubieran llamado genocidas, ahora se disfrazan de buenas intenciones.

Planificación familiar, educación sexual, muerte digna… son disfraces que ponemos a las palabras para referirnos a la aniquilación de un ser humano. ¿Hasta cuándo tendremos que seguir diciendo esto antes de que la gran mayoría de la población mundial sea consciente de lo que está sucediendo?. Tal vez haga falta un cataclismo, una debacle económica y social, para que al fin la gente se decida a llamar a las cosas por su nombre verdadero.

Los comentarios están cerrados

Residentes extranjeros en Andalucía

Parece ser que en la Junta de Andalucía desconocen lo que sucede en Holanda: que algunos jubilados holandeses han empezado a abandonar el país por miedo a la ley de eutanasia vigente. Les preocupa que, llegado el punto de tener que ingresar en el hospital, los seden y no vuelvan a despertar. En vista de eso, Andalucía pretende implantar también la eutanasia, que abre la puerta a posibles abusos sobre los pacientes.

No se dan cuenta de que los miles de jubilados europeos que eligen esa comunidad para disfrutar de sus últimos años, estarán ya pensando en hacer las maletas y marcharse a un lugar más seguro. Precisamente, algo que les atraía mucho hasta ahora era nuestro sistema sanitario. Si se van los residentes extranjeros, se llevarán con ellos una de las mayores fuentes de ingresos de la región. Eso, dejando aparte consideraciones morales.

Los comentarios están cerrados

Entre la vida y la muerte

Dos veces por semana voy a clases de gimnasia china y siempre acabamos con unos minutos de relajación en la colchoneta. Desde que aprendí esa técnica para el parto, siempre se me ha dado muy bien. Me relajo hasta el punto de que apenas siento mi cuerpo. Noto mi respiración y sé que puedo moverme en cualquier momento, pero estoy en un estado entre la vigilia y el sueño. Igual que, cuando dormimos, la mente se desconecta del cerebro, aunque mantenga una serie de funciones principales; cuando me relajo, estoy en el límite de la consciencia, aunque me dé cuenta de lo que me rodea. A veces, en ese estado, empiezo a pensar cosas inconexas, fragmentos de sueños, o me viene una imagen a la cabeza. Otras veces, tengo tanto control de la situación que me asusta un poco. Tengo miedo de conseguir desligarme de mi cuerpo, como hacen los budistas, porque no sé si sería capaz de regresar.

Supongo que estar en coma debe ser algo parecido. Sin embargo, nadie sabe si son realmente capaces de escuchar a sus seres queridos, o hasta qué punto son conscientes de su situación. Lo que parece claro es que no sufren, si su cuerpo se encuentra en buen estado. Simplemente, se ha “soltado el cable” de la conexión con su mente, igual que en un electrodoméstico. Debe ser terrible tener un familiar en coma y no saber si va a despertar. Ha habido casos que se han recuperado totalmente, después de muchos años. Supongo que es una de las experiencias peores que puede sufrir un ser humano. Pero hay algo innegable en todo esto: la persona sigue viva, aunque no pueda moverse. Eulana estaba viva y la dejaron morir de sed. El problema de la eutanasia es que cada caso es diferente, pero, cuando está en juego la vida de una persona, no se puede abrir la puerta y dejar que cada cual tome sus decisiones: pacientes, familiares y médicos. Porque lo único que realmente no tiene solución en la vida es, sin duda, la propia muerte; y después no sirve de nada lamentarse, como se lamentan las mujeres que han abortado, cuando ya nada ni nadie podrá devolverles a su hijo.

Los comentarios están cerrados