Adiós, Esperanza y gracias

Se retira la última persona del Partido Popular que todavía defendía los principios y los valores. Sin ella el PP es sólo una máquina de economía vacía de ideología. Esperanza ha sido nuestro consuelo cuando nadie decía nada. Era siempre ella la que daba la cara. Nos ha alegrado el día más de una vez.

Una persona que dimite por su responsabilidad en no haber visto los actos de otros, demuestra una vez más tener un saber estar que ya quisieran sus compañeros. Necesitamos más Esperanzas en el PP y menos rubias de cabeza hueca. Ojalá que sigamos sabiendo de ella y que vengan otros en su relevo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: