Maduro, el mayor inmaduro de la historia

Tener de presidente a un personaje como Maduro en Venezuela y a su predecesor, Chávez, es como ser gobernados por un niño caprichoso. Un niño que se enrabieta cuando le llevan la contraria y suelta lo primero que se le pasa por la cabeza. Sería cómico si no fuera trágico para los venezolanos que tienen que sufrirlo

Sin embargo, el caso es que lo han votado más o menos democráticamente y sarna con gusto no pica. Lo peor que es que este crío maleducado está obsesionado con España y parece más pendiente de lo que pasa aquí que de atender los problemas acuciantes de su propio país. Así les va.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: