Carmena da la nota

Presentarse en una reunión de ayuntamientos en el Vaticano y preguntar por las putas es una manera de llamar la atención muy propia de quien no sabe qué decir. La falta de preparación de la alcaldesa de Madrid se une a sus ganas de molestar en un entorno religioso dando como resultado el ridículo final.

Incluso si quisiera plantear el tema de la prostitución en las ciudadades hay otro lenguaje y otras maneras de decir las cosas. Pero ya se sabe que a partir de cierta edad hay gente que pierde las formas, si es que alguna vez las han tenido. Empiezo a preguntarme si padece alguna especie de demencia senil, porque no es normal hacer todo tan mal en tan poco tiempo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: