24M. España no va mal

AYER me desayuné con un correo de un amigo, dirigido también a varios de sus allegados, en el que esta persona, por lo general con buen criterio, concluía que «las mafias del PP y el PSOE han convertido a nuestra querida España en un estercolero», por lo que recomendaba votar a Podemos.

¿Un estercolero? Aunque el ruido televisivo ha instalado a la opinión pública en un taquicárdico Apocalipsis y no queda bien decirlo, España es un país extraordinario, tranquilo y seguro, con una de las mayores calidades de vida del mundo. ¿Un estercolero? La Justicia española ha puesto a desfilar por los juzgados al yerno y la hija de un Rey, ha encarcelado a ministros (Matas), ha destapado el mayor robo organizado en España desde el poder (los ERE del PSOE andaluz). Ha encausado a los que arruinaron las cajas de ahorros –exvicepresidente Rato incluido–, ha empapelado a Granados y al clan de los Pujoles, ha entrado en las turbias cañerías de la tesorería del partido del Gobierno. Aquí se destapan hasta los fichajes inflados del Barça y duermen en la trena héroes de la copla y el toreo, como Pantoja y Ortega Cano. El estercolero se limpia constantemente con la lejía de la ley. ¿Cómo llamaríamos a España si tuviésemos el panorama de Francia, donde la mugre ha salpicado a Chirac, Sarkozy, Villepin, Strauss Kanh, Lagarde…? ¿Qué diríamos si fuésemos Italia, con un gobernante como Berlusconi, que casi agota el código penal? ¿Por qué olvidamos que en la ejemplar Alemania dimitieron por corrupción dos presidentes de la República seguidos?

Hablemos también de calidad de vida y contemos la verdad. Un piso de protección oficial en Lugo tiene más confort que un apartamento tipo de Londres, que cuesta un ojo de la cara y resulta incomprable, salvo para los plutócratas, a ser posible rusos y cataríes. La protección y cuidado de los ancianos, el cariño familiar, está a años luz en España. La sanidad pública, por lo que me cuentan quienes han probado la inglesa, es mejor en el estercolero. La calidad de los alimentos en los supermercados de nuestros barrios, la fruta fresca y el pescado superan a los de las gastro-boutiques londinenses. El gusto por vivir de las calles españolas y el buen humor contrastan poderosamente con un mal beber taciturno y gritón y una frialdad emocional desasosegante. Un estercolero… ¿Qué diríamos si se revelase, como en el Reino Unido, que influyentes personajes públicos, incluidos algunos parlamentarios, mantuvieron durante años impunemente redes de abusos sexuales? ¿Por qué tenemos la autoestima por los tobillos?

En cuanto a Podemos como solución… Eso es como arreglar los fallos de McLaren fichando como piloto a Rompetechos. Los serios problemas de PP y PSOE, que existen y son mayormente su abulia hacia el pensamiento profundo y su nula diligencia a la hora de expulsar a sus golfos, no justifican arrojarse en manos de populismos unipersonales, caudillajes huecos, de plató y telegenia. Por desgracia, en los márgenes del bipartidismo no ha emergido todavía nada más sólido que los dos partidos que han construido nuestra democracia. Imperfecta, pero que es la historia de un pequeño triunfo.

.abc.es/lasfirmasdeabc/20150524/abci-estercolero-201505240325.html

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: