París y el terrorismo islámico

La crisis de valores que asola occidente ha hecho que muchos no sepan de qué lado ponerse frente al islamismo radical. Por una parte hay quien defiende todavía que no debíamos haber intervenido en Siria o en Afganistán, aunque en su momento nadie se oponía. Es muy fácil hablar a toro pasado.

Pero que está claro es que no podemos mantenernos al margen de las barbaridades que están cometiendo estos individuos contra su propia población y contra los cristianos que viven en la zona. Dejarle a España la responsabilidad de controlar sola toda la inmigración procedente de esos países no deja ser una actitud realmente cínica por parte de Europa.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: