Willy Toledo y la paranoia

Son incontables ya las declaraciones fuera de lugar de este presunto actor, porque hace tiempo que no actúa y nunca ha destacado en su profesión. No pienso darle publicidad desde esta página. Pero todas ellas demuestran que nació cien años después de la cuenta, puesto que es un estalinista convencido cuando ya la historia hace mucho que desacreditó ese sistema.

A pesar de sus simpatías por el régimen cubano, naturalmente es muy libre de pensar lo que quiera, pero no de utilizar su dudosa influencia en los medios de comunicación para soltar todas las barbaridades que se le pasan por la cabeza. Debería haber consecuencias penales para alguien que se dedica a bombardear continuamente el sistema y la propia democracia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: