El marido de Teresa Romero quiere hacer caja

Después de que el tratamiento para curar a su mujer haya costado a los españoles no menos de un millón de euros, el marido de la enfermera infectada de ébola, no sólo no agradece nada, sino que quiere hacer negocio a costa del erario público. Este hombre, soldador de profesión, parece ser que ha conseguido dinero para pagar buenos abogados que le ayuden en el litigio.

Habría que preguntar primero quién paga esos honorarios. Luego, cómo piensa demostrar que su mujer no se contagió por un descuido; porque fueron muchos los que atendieron a los misioneros y una sola la que se contagió. En tercer lugar, qué intereses políticos le mueven para intentar desprestigiar una de las mejores coberturas sanitarias del mundo. Las respuestas están muy claras.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: