Cataluña en la encrucijada una vez más

Si hace treinta años no se hubieran transferido las competencias en educación a las autonomías no estaríamos ahora con estos problemas. Se les permitió enseñar a los niños una versión de la historia adulterada donde Cataluña eran los buenos y España los malos. Ahora no hay quien convenza a estos jóvenes de que la realidad es muy distinta, yo diría que opuesta. De hecho Cataluña no ha sacado más que ventajas y beneficios de su situación en España, siempre con la amenaza del independentismo por medio.

Cataluña y País Vasco han sido las niñas mimadas del estado español. Si consiguieran la independencia tendrían que aprender a salir adelante sin trampas y no creo que les fuera muy bien. De hecho, ya han demostrado su incapacidad para gestionar su propia autonomía eficazmente. Así que, si no fuera porque hay una parte importante de la población que se opone, algunos nos sentiríamos tentados de darles lo que piden. Pero luego no vale arrepentirse y pedir la reintegración en España. Es un proceso sin marcha atrás.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: