La guardia civil en Ceuta y Melilla

Que sí, que a todos nos dan mucha pena los inmigrantes que quieren llegar a Europa buscando una vida mejor. Pero el problema es que no son doscientos, sino doscientos mil al día y es imposible dejarles pasar a todos porque no tenemos medios para atenderlos. No se trata de llenar las calles de mendigos sin trabajo. España sólo puede acoger a los que tenga posibilidades reales.

Así que unos cientos de efectivos de la Guardia Civil se tienen que multiplicar para guardar las fronteras con Marruecos, a menudo jugándose el físico, para que luego encima les critiquen cuando no tienen más remedio que repeler a los inmigrantes. Pero es muy fácil criticar y no tanto hacer el trabajo. Se limitan a cumplir con su deber.

Además, dispararon al agua para que no se alejaran mar adentro, no dispararon a los emigrantes para que se ahogaran. Ya está bien de demagogia informativa en ciertos medios.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: