Adiós Eurovegas, adiós

Hay algo que se llama venderse al mejor postor y es lo que pensaban hacer algunas autoridades con tal de conseguir bajar las cifras del paro a cualquier precio. Eurovegas era un nido de corrupción en ciernes sólo apto para turistas asiáticos enfermos de ludopatía y amantes de las emociones fuertes, como alcohol, drogas y prostitución.

Todo lo que nos vendieron sobre hoteles de convenciones y demás sólo eran la guinda del pastel de un gigantesco negocio basado en la codicia desenfrenada. No hay más que ver los datos de Las Vegas en EE.UU. para comprobar que tiene los mayores índices de criminalidad del país y no es casualidad. Era un macrocomplejo dedicado al vicio.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: