Las comilonas de Ugt o el colmo de la desvergüenza

El escándalo de comprobar en qué se gastaba el sindicato Ugt el dinero de las subvenciones para los trabajadores, no tiene nada de extraño. Poniéndose en su mentalidad si el dinero es para el pueblo, y ellos son los representantes del pueblo, por tanto el dinero es para ellos, para su disfrute personal. Es como lo de robar a los ricos y dárselo a uno mismo.

No se trata de un descuido o una falta de previsión. Es la consecuencia lógica de su concepto de la economía y de la sociedad en general. Ya que el capitalismo se supone que explota a los trabajadores, qué menos que aprovechar sus beneficios para contentar el estómago de los mismos. Eso suponiendo que a un liberado sindical se le pueda considerar trabajador.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: