El mito de la superpoblación del planeta

No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que en la Tierra hay zonas practicamente desiertas y otras sobrepobladas. Sin embargo, el planeta tiene recursos suficientes para todos. El problema está en su distribución irregular. Lo que hay que regular es el comercio internacional para que no beneficie siempre a los mismos.

Pero eso no se soluciona desde luego reduciendo drásticamente la población. Tiene que existir un mínimo de reemplazo generacional que está en algo más de dos hijos por familia. Teniendo en cuenta que muchas personas no se casan o no tienen hijos, no cuesta tanto echar las cuentas. De otro modo, una catástrofe de cualquier tipo podría poner en peligro la supervivencia de la humanidad.

Aquellos que hablan de reducir la población lo único que realmente desean es acceder a una parte más grande del pastel. En otras palabras se trata de acabar con la pobreza acabando con los pobres. Algo absolutamente inmoral.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: