El desafío personal de Artur Mas

A mí el Presidente de Cataluña me recuerda al típico niño mimado que sólo sabe decir: quiero esto, quiero lo otro, pues lo quiero, que sí… Y por más que le dices que no, sigue y sigue con su soniquete. Creo que ya es una cuestión personal que se le ha metido entre ceja y ceja y le da lo mismo si es posible, si sirve para algo o si los catalanes realmente lo desean.

Es pura cabezonería ya eso de querer hacer un referendum en Cataluña sobre la independencia. Debería bastarle con sumar los votos nacionalistas y los otros y hacer cuentas. Además, dentro de su propio partido, entre sus votantes, hay muchos que no votarían que sí en el referendum. Una cosa son los intereses económicos y otra muy distinta los sentimientos patrióticos.

Tal vez sería mejor dejar que haga el famoso referendum, si no fuera ilegal, y que el mismo compruebe la realidad. Pero no es posible ceder a ese chantaje.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: