Bárcenas, creer a un mentiroso

Los papeles de Bárcenas ya se demostró en su día que eran falsos. Ahora ese hombre, resentido con el partido popular por razones personales, está dispuesto a dejarnos sin la única alternativa válida para la derecha. No le importa que diez millones de personas les hayamos votado, poniendo todas nuestras esperanzas en el PP, ni que la situación económica esté mejorando.

Sólo le importa su sucia venganza. Una persona sin más ideología que el dinero nos va a hablar ahora de valores… Si le quedara un poco de vergüenza se iría a la cárcel sin intentar ensuciar la imagen de los que le dieron de comer. Parece que el PP siempre peca de ingenuidad al elegir sus colaboradores. Esperemos que al menos sean capaces de librarse de las consecuencias.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: