Un Dios prohibido. Una película necesaria

Esta semana se ha exhibido en España una de las pocas películas que existen sobre el genocidio antireligioso ocurrido en nuestro país desde el año 1932, en plena gloriosa república. Más de ocho mil sacerdotes y monjas asesinados, sin contar los civiles que murieron por la misma causa. Sin embargo, ahora sólo se habla de la defensa de la democracia. ¿Era democrático el asesinato?.

Dicen algunos alemanes que no son culpables de genocidio judío porque ellos no sabían nada. De acuerdo, pero supongo que habían escuchado las proclamas antisemitas. También aquellos que defendían la República verían salir humo de los templos. ¿O es que pensaban que estaban haciendo barbacoas por el olor a carne quemada?. No hay quien se crea sus excusas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: