Homosexuales hasta en la sopa

El otro día se me ocurrió ir a dar una vuelta por Chueca. Había estado antes sin problemas, pero no sé si es que era sábado que en cada esquina te encontrabas una pareja homosexual haciéndose cariñitos. Es evidente que ha aumentado y mucho el número de homosexuales y lesbianas en España. Sucedió lo mismo cuando hicieron campañas a favor del preservativo, y como consecuencia hubo más embarazos no deseados que nunca.

Y es que la masa es terriblemente manipulable. Y basta que se muestre algo como natural o habitual para que todos se vean en la obligación de probarlo. Estoy convencida de que la mayoría de esos nuevos gays no habían sentido nunca una tendencia psicológica en ese sentido. Simplemente se han dejado llevar por la nueva moda. Lo que se lleva ahora, lo guay es ser de la otra acera. Cuando quieran darse cuenta de su error ya será tarde.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: