Acoso inadmisible al PP

Como suele ocurrir, hacer la vista gorda sólo sirve para agravar los problemas. La justicia tiene que tomar cartas en el asunto inmediatamente sobre el acoso a las sedes del Partido Popular. No puede ser que un país que se dice democrático permita la persecución contra una opción política, que además se da el caso de ser la votada mayoritariamente en las últimas elecciones.

Precisamente, de eso se trata, de intentar lograr en la calle lo que no consiguieron en las urnas. Este terrorismo callejero es muy conocido en países como Cuba y Venezuela, pero resulta inadmisible que se dé en España. Para colmo, ahora los sindicatos lo respaldan, colocándose de ese modo al margen de la ley. Siendo así, espero que afronten las consecuencias cuanto antes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: