El escrache es terrorismo

Resulta inadmisible que en un régimen democrático donde todas las libertades están aseguradas, incluida la de prensa, se permita a ciudadanos anónimos acosar a los políticos simplemente porque no están de acuerdo con la situación del país. En primer lugar, esas personas no tienen ninguna culpa de las circunstancias personales de los que les atacan. En segundo lugar, para protestar existen otros medios.

Por tanto, no hay excusa que valga para justificar a unas personas que lo único que pretenden es desestabilizar España, crear tensiones y buscar culpables fuera, cuando realmente deberían considerar su propia responsabilidad y la del partido político al que votaron (psoe, iu). Ponerle un nombre exótico no quita para que esas acciones puedan y deban ser consideradas como terrorismo de baja intensidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: