Jimmy Savile, la consecuencia de la amoralidad actual

Todos nos preguntamos cómo es posible que ese hombre hubiera pasado varias décadas abusando sexualmente de decenas de personas, sin que las denuncias vieran nunca la luz. Cómo pudo morir impune de sus delitos y sin haber sufrido siquiera el escarnio público. La respuesta está en la sociedad donde vivimos en la cual ser rico y famoso ya de por si es garantía de inmunidad ante situaciones que podrían tener incluso consecuencias penales para cualquier desconocido. Lo que hace un personaje público siempre es justificado por muchos.

Sin embargo, no hay que olvidar tampoco que la sociedad occidental hace tiempo que ha eliminado el tabú sobre las relaciones sexuales, permitiendo incluso que sean consentidas por niños de doce años; sin tener en cuenta que a esa edad no se tiene la madurez ni el conocimiento necesario para una decisión así. Un mundo donde además se afirma que la homosexualidad es algo natural, a pesar de que miles de años de historia lo desmientan. Y luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando un bisexual abusa de niños, jóvenes y adultos de ambos sexos. Es la consecuencia lógica.

No se puede dar carta blanca a los instintos primarios sin ninguna clase de cortapisas morales o legales y luego lamentarse de las consecuencias.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: