Obama o la decadencia de EE.UU.

Tal vez a algunos no nos guste mucho la política exterior americana por su interés en intervenir militarmente en otros países, pero lo cierto es que esa actividad es necesaria. Sin su ayuda no hubiera sido posible frenar a los talibanes en Afganistán o a los rebeldes en Somalia. Aunque esas intervenciones no se puedan calificar de éxito, sí que han contribuido a mejorar la situación. Tenemos mucho que agradecerle a los EE.UU.  como guardián de la paz y la seguridad en el mundo, aunque eso traiga a veces efectos colaterales no deseados.

La fuerza de los americanos está precisamente en su patriotismo y su unión. También en su visión del capitalismo y la libre empresa. Resulta duro que no exista allí una Seguridad Social como la nuestra, pero el caso es que su sistema ha funcionado hasta ahora y les ha llevado a ser una superpotencia. Entonces llegó Obama con sus ideas revolucionarias y amenaza con echar a perder el equilibrio mundial al perjudicar a la economía americana y abandonar su papel internacional.  De este modo nos está dejando en manos del gigante emergente que es China, un país sin cultura democrática ni valores occidentales.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: