Ignacio Arsuaga por el aborto cero

Mi intervención en la Marcha por la Vida 2012

Queridos amigos de la vida, queridos defensores del derecho a vivir de TODOS los seres humanos.

Estos últimos días, varios amigos me han preguntado:

¿Qué crees que conseguiremos saliendo a la calle una vez más?

Yo les respondía:

Acabar con el aborto.

Quizás no este año, o el que viene…

Pero la reforma que prepara el Gobierno puede abrir una brecha en la línea de flotación del barco del aborto.

La reforma de la ley del aborto puede provocar una “entrada de agua” que, en menos tiempo del que nos imaginamos, hundirá esa nave de la muerte, el barco de los abortistas.

Pero si queremos que el Gobierno cumpla su compromiso y apruebe una ley que verdaderamente proteja el derecho a vivir, una ley sin coladeros, necesitamos movilizarnos, necesitamos hacer llegar nuestra voz a las dos personas que tienen esa reforma en sus manos: Alberto Ruiz Gallardón y Mariano Rajoy.

De nosotros depende, pues, que el Gobierno apruebe cuanto antes una ley de aborto cero…

Una ley que considere el aborto como una forma de violencia contra la mujer y contra el hijo. Como algo absolutamente regresivo y anti-científico…

De nosotros depende que se dejen de matar 310 bebés cada día… un bebé cada cinco minutos.

Por eso hemos salido hoy a la calle en más de 100 ciudades de toda España y del extranjero…

Por eso seguiremos, en los próximos meses, recogiendo hasta un millón de firmas.

Por eso aumentaremos nuestra actividad para concienciar a la sociedad y al Gobierno sobre la terrible realidad del aborto y la urgente necesitad de proteger la maternidad.

Porque queremos hacer un boquete en el casco del barco del aborto.

Porque trabajaremos para que, dentro de unos años, la sociedad española recuerde el aborto como esa lacra que conseguimos abolir a comienzos del Siglo XXI.

Porque queremos “que ninguna mujer se vea obligada a abortar” por falta de apoyo y de recursos.

Porque queremos que nuestras leyes protejan – sin excepción – el derecho a vivir de los que todavía no han nacido.

De nosotros, de ti y de mí, depende que este sueño se haga realidad.

Parafraseando a San Agustín:

“DECIMOS que los tiempos son malos, SEAMOS NOSOTROS mejores y los tiempos serán mejores: NOSOTROS SOMOS el tiempo”.

.arsuaga.net/2012/10/07/mi-intervencion-en-la-marcha-por-la-vida-2012/

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: