Rajoy contra las cuerdas en el G20

No es justo que Mariano Rajoy tenga que estar soportando los reproches del resto del mundo por una situación que él no ayudó a crear. Si el gobierno socialista español recibió las arcas del estado llenas y se ha dedicado durante diez años a dilapidar el dinero sin crear empleo ni respetar los fondos comunes, no es culpa de Rajoy, ni del Partido Popular, ni del resto de los españoles. Ya está bien de permitir esta campaña de difamación tan absurda.

Tampoco oí a nadie quejarse cuando los bancos entregaban hipotecas del cien por cien con un interés mínimo. Ahora es fácil decir que hicieron muy mal, pero todo el mundo estaba encantado. Muy pocos se dieron cuenta de que la situación era insostenible a largo plazo. Tanto los ayuntamientos como los particulares estaban dispuestos a construir más pisos y comprarlos, venderlos y volver a comprar. La especulación era algo generalizado. Ahora no vale culpar a otros.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: