La religión en la historia

Desde los albores de la humanidad, el hombre siempre ha creído que existía una fuerza superior a él que regía todas las cosas. Ya en las pinturas rupestres se puede comprobar que el hombre primitivo hacía ofrendas a un dios que identificaba con las fuerzas de la naturaleza. Se trata del animismo que todavía hoy practican las tribus primitivas. El siguiente paso fue el politeísmo, asignar naturaleza divina a cada circunstancia de la vida, como griegos y romanos.

Según la humanidad ha ido evolucionando y explorando las ciencias de la naturaleza su camino le ha llevado al monoteísmo, es decir a creer en una única energía rectora del universo a la cual se designa con diferentes nombres según las interpretaciones que se le dan: Yahvé, Dios, Aláh. Ante esto, acaban surgiendo movimientos filosóficos que ponen en duda aquello que el hombre siente desde sus inicios, que existe un ser superior, creador y dueño de nuestro destino. Sin embargo negar la divinidad sería ir contra la propia naturaleza humana, inscrita en nuestros genes desde hace millones de años.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: