Ser o no ser patriota

En este mundo competitivo donde vivimos, cuando el barco hace aguas todos quieren hacerse con un bote salvavidas. Sin embargo, tal vez sería mejor achicar agua e intentar salir juntos del aprieto. Se entiende que la izquierda de Zapatero y Rubalcaba no esté por la labor de arrimar el hombro. Al fin y al cabo, ellos mismos hicieron los agujeros del barco mientras entretenían a los pasajeros con ideología arcaica y demagogia.

Pero yo no entiendo, ni entenderé nunca, que desde sectores de la derecha también se pretenda abandonar el barco, porque el capitán no cae bien a algunos, como si ser simpático fuera la mejor cualidad para gobernar un barco, o una nación. En mitad de la galerna, mientras los piratas acechan la nave, algunos se dedican a sembrar dudas y descontento sobre una labor que acaba de empezar y todavía no ha dado sus frutos.

Aquellos que todavía enarbolan la bandera española con orgullo no deberían estar ayudando a que zozobre el barco de España.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: