El obispo de Alcalá de Henares y la homosexualidad

Recuerdo que mi padre contaba un chiste de vascos que decía algo así como: He estado en la iglesia – Y ¿qué te han dicho? – El cura hablaba sobre el pecado. – Y ¿qué decía? – Que no son partidarios.
Me he acordado con la polémica con el Obispo de Alcalá Juan Antonio Reig Pla, quien se ha limitado a decir lo que todos sabemos que la Iglesia opina sobre el divorcio, el aborto o la homosexualidad: que no son partidarios.

Pero resulta que la libertad de expresión ya no existe ni siquiera en el púlpito durante las Homilías. Podemos pensar que ser homosexual es algo insano _ ya lo decía Freud -, pero no podemos decirlo porque no es políticamente correcto. Vivimos en la dictadura del pensamiento único. Aquellos que no estén de acuerdo no tienen derecho a opinar. ¿Es eso democracia?.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: