Andalucía pierde una gran oportunidad

No ha sido el PP el que ha perdido la posibilidad de gobernar en Andalucía; ha sido Andalucía la que ha perdido la oportunidad de salir de su crisis permanente. Basar la economía en subsidios y conformarse con una educación mediocre puede ser una forma cómoda de vivir, pero supone estar siempre al límite de la pobreza. Además han votado a favor de aquellos que quieren privarles de sus tradiciones religiosas más profundas.

Es triste que la demagogia y la comodidad hayan podido una vez más que el sentido común en la decisión de los andaluces a la hora de votar. Que los fantasmas del pasado y de una ideología caduca sean más fuertes que la esperanza en una realidad mejor. Parece mentira que treinta años no hayan sido suficientes para hacerles ver la realidad del proyecto de la izquierda y los resultados que se pueden esperar a partir de mañana una vez más.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: