Ni estudiantes, ni valencianos

Los disburbios ocurridos en valencia son una muestra más de la vieja estrategia de la izquierda más rádical: desestabilizar los países en los que no consiguen sus objetivos políticos. Es tan viejo como Marx y Lenin. Se trata de provocar algaradas con cualquier motivo supuestamente justificado e infiltrarse entre los interesados, para desde allí atacar a la policía, al gobierno y en suma al estado que ellos no controlan.

Así que no caigamos en la misma trampa una vez más. Los estudiantes de Valencia tendrán derecho a reclamar calefacción en el instituto, pero eso se hace por otras vías; no cortando calles ni provocando incidentes. En Andalucía tienen muchos más problemas escolares y nadie dice nada, porque allí, ya se sabe que, de momento, gobierna la izquierda y nadie quiere moverse, por si acaso no sale en la foto; o pierde las subvenciones.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: